Monopoly La Partida Más Larga

Si te parecía que el Monopolio era un juego interminable, descubre la nueva versión de Monopoly La Partida Más Larga.

El Monopoly tiene la mala fama de tener partidas interminables, debido a que muchos jugadores no respetan las reglas y añaden «reglas caseras» alargando las partidas. Ganar el doble cuando se cae en el Inicio, poner dinero en el parking gratuito… son todos malos hábitos que alargan considerablemente el juego.

Esta reputación es una oportunidad para que Hasbro haya creado una versión que hará los juegos muy, muy, muy largos…

Ahora el tablero está triplicado (aproximadamente 120 casillas del tablero), cada propiedad aparece por triplicado. Sin embargo, los monopolios son ahora sólo 2 propiedades.

El ganador será que posea todas las propiedades.

En definitiva, una novedad totalmente fuera de lo común, que hay que probar…

Monopoly la partida más larga tablero


Portada del juego

Monopoly la partida más larga portada


Tablero

Monopoly la partida más larga tablero detalle


Contenido de la Caja

  • Tablero de juego
  • 4 Fichas
  • 22 Tarjetas de Título de Propiedad
  • 16 Cartas de Suerte
  • 16 Cartas de Caja de Comunidad
  • 32 Casas
  • 12 Hoteles
  • 1 Dado
  • Paquete de dinero
  • Reglas del juego


Billetes

Monopoly la partida más larga billetes


Títulos de Propiedad

Monopoly la partida más larga propiedades

Fichas

Las fichas son las siguientes:

Monopoly la partida más larga figuras

¿Qué novedades tiene el juego?

El juego está diseñado para seguir y seguir y seguir… Te retamos a que lo termines.

Hay tres calles de cada propiedad.

El tablero de juego es extra largo. ¡Eso significa que hay sesenta y seis propiedades! Cuando posees Paseo del Prado, automáticamente posees Paseo del Prado 2 y Paseo del Prado 3, y puedes repartir tus edificios entre esas versiones como quieras.

Incluso puedes mover tus edificios en tu turno. Si alguien aterriza en cualquier versión de una propiedad que poseas, ¡deberá pagarte un alquiler!

Y, para hacer las cosas más interesantes, cuando alguien aterriza en una calle de tu propiedad, tiene la opción de obligarte a vendérsela a cambio de un alquiler más M10. Incluso si está en un monopolio o tiene un edificio en él.

Sólo hay un dado.

No hay más dobles. Te va a costar mucho tiempo moverte por este tablero de juego.

No hay subastas.

Los súper aficionados saben que hay que subastar propiedades cuando se juega al clásico juego MONOPOLY. No hacerlo hace que el juego sea más largo. Por lo tanto, ¡las subastas no están permitidas aquí!

Recibes dinero si aterrizas en un estacionamiento gratuito.

No debes hacer esto en el juego clásico de MONOPOLY. Hace que el juego dure más tiempo. ¡Así que tienes que hacerlo aquí!

Pondrás M500 en el centro del tablero al comienzo de la partida. Cuando pagues los impuestos o las tasas de las tarjetas suerte y caja de comunidad, coloca ese dinero en el centro del tablero. Cuando un jugador cae en el parking gratuito, recibe ese dinero en efectivo.

¡Puedes romper el dinero!

La verdad es que no sabemos cuánto durará tu partida, así que si juegas tanto tiempo que te quedas sin dinero, ¡simplemente rompe tus billetes por la mitad! Entonces tu billete de 500 se convertirá en dos billetes de 500.

Quédate con una mitad y mete la otra en el banco. Rompe los billetes en la línea de puntos cuando necesites más.

Otras guías de juegos de interés

A continuación te muestro en más detalle otros juegos relacionados que quizás no conocías:

¡Si te ha gustado, comparte! ¡Gracias!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Otras ediciones del Monopoly
avatar_david_monopoly_espada

Acerca de David
Ingeniero de profesión, experto en apps y apasionado de los juegos de mesa clásicos desde niño. Como enamorado del Monopoly, hago reviews sobre los juegos más destacados y lo hago público para que nunca pase de moda. Creo blog y páginas web desde el año 2008, me dedico a crear páginas y apps móviles de todo tipo de temáticas por mi profesión y comparto mis conocimientos y opiniones por el blog personal. Si tienes alguna duda no dudes en preguntarme.